Las mujeres emprendedoras pueden cambiar el país

¿Sabías que Chile es el N°1 en Latinoamérica y el 9° a nivel mundial en el ranking de ecosistema para las mujeres que emprenden? De hecho, el 38.1 % del total de emprendimientos en Chile son femeninos.
En noviembre se celebró, a nivel mundial, el día del emprendimiento femenino, gran oportunidad para destacar a miles de mujeres que, día a día, trabajan por salir adelante, con sus empresas y sus familias.

El impacto que genera la mujer emprendedora en la sociedad es de gran importancia ya que su ejemplo de trabajo traspasa generaciones, que ven que sí se puede. Sin embargo, también es tarea de todas, empujar con fuerza para terminar con las barreras burocráticas y las trabas culturales que aún existen en el mundo.

La realidad chilena y las ventajas comparativas de género

Hoy, en el ranking como “ecosistema emprendedor para mujeres”, Chile está muy bien ubicado. Somos el país 1° en Latinoamérica y 9° a nivel mundial. Pero estos números lejos de dar tranquilidad, deben instar a redoblar los esfuerzos, ya que  las mujeres tienen mucho que aportar.

Para el año 2025 se necesita crear 600 millones de puestos de trabajos en el mundo, de los cuales, aproximadamente el 70% vendrán de empresas que hoy se están formando. De aquí viene la importancia de emprender. Las  mujeres deben atreverse a soñar en grande, teniendo conciencia de que el mundo es su mercado y no sólo las vecinas del barrio.

El nuevo escenario económico nos muestra enormes ventajas comparativas. Nuestra intuición nos favorece, podemos empatizar con facilidad, generamos redes sólidas, actuamos con rapidez y podemos ponerle corazón a un mercado que parece cada vez más lejano del ser humano.

Chile es un país de emprendedoras valientes, fuertes y decididas. Hoy las condiciones para emprender son cada vez mejores: tenemos más redes de soporte, fondos públicos y privados, más y más ejemplos de mujeres que han logrado abrirse camino con su trabajo.

Aquí, las comunicaciones juegan un papel protagónico a nivel de emprendimientos. Hoy, podemos y debemos utilizar la tecnología a nuestro favor para comercializar productos y servicios, dar a conocer nuestra marca y posicionarla en el mercado nacional, y por qué no, también en el internacional.

Hoy es cuando podemos tomar las herramientas que están a nuestro alrededor y construir un Chile mejor, creando y desarrollando empresas, empresas B u organizaciones que compiten por ser “mejores para el mundo”,  que serán la base y  liderarán la nueva economía de la colaboración.

Finalmente,  comparto las palabras de la Directora Regional de ONU Mujeres para América y el Caribe, Luiza Carvalho, quien señaló que “invertir en el empoderamiento económico de las mujeres, contribuye directamente a cerrar la brecha de la desigualdad de género, la erradicación de la pobreza y el crecimiento económico inclusivo”.

Virna Veas Flores
Directora Agencia Comunicaciones